Mostrando entradas con la etiqueta The End. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta The End. Mostrar todas las entradas

miércoles, 27 de diciembre de 2017

The End - Iggy Rose: Esquimales y Unicornios


Tras unos meses enferma, llegó el fin de Iggy en esta dimensión. La icónica chica de Syd Barrett en la época de The Madcap Laughs nos abandona, pero nos deja un montón de anécdotas y mucho cariño y carisma. Lástima que quienes pudieron ayudarla cuando estaba en apuros no lo hicieron. Ya da igual quiénes.

El que escribe este blog con Iggy

Sí que me escribía con ella y la llegué a conocer en persona en Cambridge en 2015, pero quien está más cualificado para hablar de ella es Felix Atagong. Cierto es que Mark Blake la rescató del olvido, pero Felix hizo posible sacarla a la luz. Por eso es que le dejamos que hoy, día de su cremación, hacemos eco de las palabras que Felix, creador del blog The Holy Church of Iggy the Innuit (La Sagrada Iglesia de Iggy la Esquimal) le ha dedicado hace poco.


Iggy Rose: Esquimales y Unicornios

En el Londres de los sesenta te podías encontrar mucha gente rara, pero sólo había una esquimal. El 13 de diciembre de 2017, pocos minutos antes de su septagésimo cumpleaños, Iggy Rose, también conocida com Iggy la Esquimal, murió en paz.


Tierras que se Desmoronan 
Iggy a finales de los cuarenta.
Nació en el Himalaya, el 14 de diciembre de 1947, en un país al que siempre quiso evitar nombrar, que probablemente era parte de la India que pasó a formar parte de Pakistán, tras una separación especialmente cruenta que con un número de víctimas mortales que llegó a cientos de miles. Su padre era un oficial del ejército ingles que se casó con una belleza del lugar. El primer fruto de su matrimonio fue Evelyn, pero por una razón u otra, sería conocida como Iggy. Su madre le dio un nombre indígena tambíen, Laldingliani, que significa regalo de los dioses, en un lenguaje que ella nunca llegó a a hablar.

Iggy creció como una hija normal, aunque tenía un don especial para meterse en problemas, como aquella anécdota familiar en la que Iggy cuidó de un gato hasta que sus padres o sus sirvientes se dieron cuenta de que era un tigre en libertad.
Durante un tiempo, todo fue bien para Iggy y su familia, viviendo una vida de lujo y  segura en una de las colonias británicas al margen de la guerra civil que tenían a su alrededor. Un día, una muchedumbre invadió su casa y la quemaron, y si es exacta la narración de Iggy, escapó de milagro de un linchamiento.


Finales de los cuarenta, principios de los cincuenta
Siguiente parada: Aden, Yemen. Otro Another punto de encuentro de problemas y religiosos y colonials. Esta fue solo una solución temporal, ya que la familia regresó a Inglaterra, donde vivieron cómodamente. Iggy siempre dio pocos detalles sobre sus lazos familiars, pero su riqueza venría de los negocios de los ferrocariles, cuando esto era un gran negocio.
Roma, a finales de los cincuenta, probablemente.
Wild Thing
Iggy llegó a la pubertad huyendo de casa a los catorce años, conociendo chicos, chicas y bebidas y speed. Eran días en los que los adultos se negaban a llevar la vida de sus grises padres, escuchar la aburrida BBC y darle la razón a los que estuvieran a favor de la guerra. Quizá habría algún otro alboroto en la familia, insinuó alguna vez, aunque otras solo apuntaba a su temperamento para explicar su salida del hogar familiar. Iggy se paseó por la vida bailando. Su belleza y espíritu libre le aseguraba comida y techo. Por medio de DJ pasó del movimiento mod al de los rockers, y de Brighton a Londres, dejó Londres. 

En este punto entran Brian [Jones] y Keith [Richards] y otros, en lo que se podría llamar su carrera de groupie, aunque ella nunca fue una groupie de pura sangre. A diferencia de alguna belleza del flower power, que jamás hicieron fortuna de su cama, Iggy fue discrete, que iban de los Beatles a los Yardbirds. Cuenta una historia en la que estaba en una fiesta de los Rolling Stones y se fue a “casa” por la tarde, durmió en las escaleras de un portal, para volver al día siguiente como si nada. Probablemente para ella era así. Nunca fue una cazadora de trofeos ni fortunas. 

Jenny Spires
Iggy y  Jenny Spires se conocieron en Biba y fueron a una fiesta post-concierto de Dusty Springfield. Jenny le devolvió el favor llevándola a conocer a Syd Barrett, que había dejado Pink Floyd, un grupo que no le hacía especial gracia a Iggy, que era más de los sonidos de la Motown. Se quedó allí en Wetherby Mansions durante dos semanas, y visitó a Barrett durante varios meses hasta que un día Duggie Fields abrió la puerta y le dijo que Syd ya no vivía allí. La leyenda de que Iggy desapareció de repente no es cierto; ella dejó de ser rastreable al radar de Pink Floyd. En aquellos días bastaba con mudarse un par de bloques para freuentar otro círculo de cultura underground igualmente alternativo. Hubo pintores, músicos, actores, directores de cine…


En el rodaje de una película, 1974
Color de Rosa
En libros ilustrados de cafeteria, normalmente escritos por hombres, leemos lo bella y despreocupada que era la vida del underground psicodélico de Inlgaterra. No lo fue para los que no hicieron caja de ella. El Verano del Amor tampoco fue muy favorable a para las mujeres en particular. A Iggy le ocurrieron cosas desagradables. Por fortuna, muchas buenas también.

A mitad de los setenta la broma de la psicodelia se acabó y entonces Iggy tuvo que buscar un trabajo. Lo encontró en una finca de caballos durante un tiempo, donde conoció a su marido. Se casaron en 1978 y se trasladaron a un pueblo pequeño, del distrito de Horsham, West Sussex, donde trabajó en un supermercado. Incluso allí, de ella se crearon leyendas, como aquella en que se contaba en un gupo de Facebook (ya desaparecido), en la que la gente recordaba como tiraba los productos de alimentación a la cara de los clients que le faltaban el respeto. La dirección tuvo que prescindir de ella antes de que hiriera a alguien.

El festival en Cambridge de City Wakes (en 2008) hizo que se volviera a hablar de Iggy la Esquimal, pero la vída pública de Iggy comenzó cuando Mark Blake, autor de Pigs Might Fly, escribió acerca de ella en un especial de la revista Mojo de 2010. Un lector la conocía, y su vida tranquila se interrumpió de repente. La entrevistaron para Mojo y fue entonces cuando supo que tenía un buen número de fans en Internet. Se suele pensar que se encontró gracias al blog de The Holy Church of Iggy the Inuit, pero en realidad fue Mark Blake. De este modo, Iggy descubrió Facebook e hizo muchos, muchos, muchos amigos. 


Una Rosa es una Rosa
Iggy era Iggy, ni más ni menos. Gritona, desagradable, leal, dulce y con el corazón más grande que jamás hayáis conocido. Hablar con ella al teléfono era sentir en los tímpanos un bombardeo constante de ciento veinte palabras por minute. Sus emociones cambiaban de la alegría a la cólera al llanto desconsolado en menos de un minuto. De estar enfadada, su vocabulario era tan ligero que habría hecho sonrojar a un marinero. Iggy no llevaba una máscara. Iggy fue la persona más auténtica, más directa y brutalmente honesta que jamás he conocido. La última vez que hablé con ella le pregunté: “Iggy, ¿te importa que te llame de vez en cuando?”. “¿Para qué?, contestó, ¿Para ver si me he muerto o qué? Echaré de menos esos comentarios tan suyos.

Face- y otros books


Iggy siempre tenía grandes sueños. Si Kathy Etcham, Jenny Fabian y Uschi Obermaier pudieron escribir libros acerca de estrellas del rock, ella también podría haberlo hecho. Desafortunadamente, el entusiasmo de Iggy por, literalmente, todo lo que ocurría a su alrededor, hizo imposible entrevistarla para este fin. Un día me dijo que su libro necesitaría imagines de unicornios para dar las gracias a todos sus queridos amigos de Facebook por su amor y Amistad. No era broma. Iggy siempre estaba increíblemente contenta con el apoyo de sus amigos de Facebook. Esto era de enorme importancia para ella. Siempre estaba agradecida por ello.

Fue un honor conocerte, chiquilla.

Mis más sinceras condolencias a Andy y su familia. Gracias a todos por apoyarla.

Sueño

Si vas al cielo hay un jardín de arcoiris donde una chica esquimal baila. Hay amables tigres y tiernos unicornios. Los pájaros cantan y hacen círculos sobre ella como en una película de Disney. Brian improvisa al sitar. Syd rasguea unos acordes. Es un sitio lleno de felicidad.






domingo, 3 de diciembre de 2017

The End - Brian ‘Freddie' Foskett



La semana que se fue nos dejó Cambridge más vacía. Nos ha dejado Freddie Foskett, uno de los integrantes de la llamada mafia (de pillos) de la ciudad, entre los que estaba Syd Barrett.

Freddie a la batería, en el mismo lugar que...

En palabras de su amigo Mick Brown:
 
"Fred era un fotógrafo profesional especializado en industria, pero su afición, como él lo llamaba, era fotografiar músicos de Jazz, género del que él participaba como batería. Durante años fotografió a muchos de los más grandes músicos y cantantes, desde Louis Armstrong a Peggy Lee. Como asiduo que era, les llegó a conocer a muchos artistas en los camerinos, y para envidia de otros fotógrafos los llegó a retratar en dos libros que ahora están fuera de circulación". 
 

Y ya que has pasado el texto y las fotos, como recompensa, te contamos que fue Freddie quien llevó a Syd Barrett a un concierto de Jazz en el que el bajista era un tal Sid Barrett, algo que ya te habíamos contado aquí. Al ver el cartel, nuestro líder favorito de Pink Floyd lo vio como una señal. Así me lo contó el mismísimo Freddie en 2008.

Freddie, Stephen Pyle y...

Sid, al bajo.
En 2009, en Navidad, me encontré con él en el pub Geldart, donde se celebró una rifa y gané una hermosa foto hecha por él de Miles Davies, que me firmó encantado. Como cada vez que tengo un encuentro así importante (véase aquí), alguna anécdota desangelante ocurre; Freddie me preguntó que si era muy aficionado al Jazz. Yo por exceso de modestia le dije que no, y que me encantaba Sun Ra. Me puso cierta cara de insatisfacción. Luego creo que pude salir airosamente de la situación. Creo...

Esto que me llevé.
Aunque es típico decirlo en momentos así, Freddie me pareció muy buena persona. Y por lo que percibí de sus amigos, era muy, muy querido. Descanse en Jazz, señor Foskett.


Gracias a Mick Brown por el material y su colaboración.

jueves, 18 de abril de 2013

The End - Storm Thorgerson (1944-2013)

Storm Thosgerson (¡a la izquierda!) y Syd Barrett
 

¿Qué decir del hoy fallecido Storm Thorgerson que no sepamos ya?
¿Que no era un pseudónimo?

¿Que diseñó muchas de las mejores portadas de muchos de los discos que tienes en casa?
¿Que fue el diseñador emblemático de Pink Floyd?


El diseñador de Cambridge, amigo de Syd Barrett en su infancia, tomó las fotos junto a Mick Rock de las sesiones de The Madcap Laughs, y no, no tuvo que ver nada con la de The Piper At The Gates Of Dawn hasta sus reediciones. Sí con A Nice Pair, que comprendía los dos trabajos con Pink Floyd, y Syd Barrett, el doble vinilo con los dos álbumes que grabó antes de retirarse. También An Introduction To Syd Barrett fue obra de Storm.



Con o sin Hypgnosis (junto a Aubrey Powell), músicos como Led Zeppelin, Peter Gabriel, Black Sabbath, Scorpions, Genesis, Europe, Dream Theater, Muse y The Cranberries, entre otros, tuvieron el honor de presentar su trabajo con este sincretista y pícaro diseñador gráfico. Para un vistazo a su obra, aquí tenéis el sitio ideal.





En 2008 llegué a conocerle en persona, en una exposición/galería de venta de sus trabajos con Pink Floyd. Ahora me atrevo a contar la anécdota acaecida:
Fue Stephen Pyle, batería de Those Without quien me lo presentó personalmente. Yo acababa de llegar (tarde) de trabajar, y no me enteré bien de qué iba aquel acto.Casi al fin del éste, cogí un póster de The City Wakes, organización que llevaba la celebración de la obra de Syd en Cambridge, aquel año. Digo cogí, porque había muchos y nadie los custodiaba, y todos en la reunión tenían uno... bueno, casi todos. Con mi póster en mano fui a la mesa que me lo firmara. 


Me preguntó mi nombre, me lo dedicó y me fui. Más bien, lo intenté, porque puso la mano en el póster con gesto desagradable diciendo "¡Tienes que pagarlo!". Mal momento el de mis bolsillos... Añadió "¡veinticinco libras!". Me gustaría ver la cara que puse en ese momento cuando dije le dije que no tenía nada allí... a ello añadió un gruñido y un "¡vete, vete!". Así que me marché muerto de miedo de la mesa donde firmaba. Me tomé unos zumos con la que era mi familia allí, mirando hacia atrás de vez en cuando como esperando que alguien de la organización me reclamara las preciosas libras. Pues no.

Storm tenía fama de huraño, y desde siempre, al parecer. Y la hemiplejia y un cáncer que tenía en aquella época no ayudaron a templar su carácter (desconozco y no me interesa si fue esta enfermedad la que ha acabado con él a la edad de 69 años). Sin embargo, así quedé, como perdonado por el gruñón de las portadas del rock. Agridulce sentimiento.
Descanse en paz, artista, y gracias por el regalo.

"Antonio! Ciao baby
Storm Thorgerson '08"

miércoles, 9 de mayo de 2012

The End - Clive Welham


En Joker's Wild, una banda de Cambridge, estaba un tal David Gilmour, que sustituyó a Syd Barrett en Pink Floyd. Su segundo batería acabaría tocando en la primera gira de The Wall. Rick Willis pasó a formar parte de Foreingner. Ambos tocaron en el primer álbum en solitario de Gilmour (David Gilmour, 1978).
¡Dick Parrry llegó a tocar en algún concierto de esta banda!

Pues hoy nos hemos quedado sin Clive Welham, su primer batería.
Atrás quedan aquellos dos años tocando en Cambdridge.
Apareció en directo por última vez en Roots of Cambridge rock en 2008.
Para honrar su memoria, su demo de 1965.

Los Temas

1.Why Do Fools Falls in Love
2.Walk Like A Man
3.Don't Ask Me?
4.Big Girls Don't Cry
5.Beautiful Delilah

Enlace directo Rapidshare
(clave: takdavno.ru)

La banda
David Altham (guitarra, saxofón, teclado, voces)
David Gilmour (guitarra, harmónica, voces)
John Gordon (guitarra rítmica, voces)
Tony Sainty (bajo, voces)
Clive Welham (batería, voces)

A parte, Clive fue el miembro más activo de la movida de Cambridge.
Tocó además en...


Hollerin' Blues
Geoff Mott and the Mottoes
The Ramblers
Jacobs Ladder
Executive Suit
.

Clive en The Ramblers


¿Y a qué viene toda esta entrada aquí?
Pues porque se dice que Syd fue quien dio a Gilmour la idea del nombre para la banda.

viernes, 9 de diciembre de 2011

The End - Alan Stiles

Alan's psychedelic friendships

Hace poco hablábamos de él en un artículo acerca del Pontiac que sale en las sesiones fotográficas que Mick Rock (y Storm Thorgerson ) realizaron para Hipgnosis con Syd y con Iggy... En esas sesiones, apareció por allí un personaje bastante peculiar: Alan Stiles.

Pues lamentablemente, la neumonía se nos ha llevado a Alan, amigo y roadie de los Floyd. Natural de Cambridge, fue protagonista en Abbey Road, del desayuno más musical que la música ha dado. Para aquellos que olvidan, les recordamos que este tema se llegó a interpretar en directo, incluyendo el desayuno... sin Alan. Mr. Stiles también se ocupó de la guitarra rítmica en la actuación en directo de Syd (y David Gilmour) en el programa radiofónico de John Peel.



Alan, también presente en Ummagumma

(a la izquierda)
Libby Gausden. ex de Syd y amiga de Alan, nos cuenta de él que "Ojalá todos fuéramos igual de tranquilos
y alegres que él".
Ahí es nada.

Descanse en paz, y buen provecho, Sr. Stiles.



martes, 21 de septiembre de 2010

THE END?: Pink Floyd

Una banda
un creador
tres genios
tres líderes
tres etapas
cinco miembros
un teclista que marcó los setenta
...y un piloto de carreras de coches.

Esta noticia lleva pululando una semana por la red de redes, pero es bastante ambigua, de ahí que hayamos tardado en publicarla:

El grupo al que dio alma, espíritu, arranque, fuerza y nombre Syd Barrett a mediados de los años sesenta está acabado, según Roger Waters, crecido ante la presentación de la gira mundial de The Wall, treinta y un años después de su publicación.
La razón de Waters es sencilla. El fallecido Rick Wright marcó el sonido del rock progresivo en los setenta.
Por tanto, el grupo como tal, está acabado... tal y como se dijo en 1968, cuando Syd dejó de pertenecer al grupo y en los ochenta cuando Waters lo quiso disolver. La afirmación no pudo ser menos acertada. Pink Floyd volvió sin él y arrasó el planeta con un sinfín de conciertos.

Nick Mason discrepa un poco, y añade más ambigüedad:
Declara en la BBC, hace pocos días que:

Instante en el gesto de Nick al acabar de hacer el chiste y recibir un silencio a cambio.
"Las relaciones en tre ellos han madurado... relativamente"
Que no están "preparados del todo"
Y que cree que "sería una buena manera de que Pink Floyd acabara haciendo un concierto por motivos justos"
¿Celoso por no haber sido invitado a la actuación de Roger y David para una causa benéfica?
Tambien que le gustaría hacer un unplugged.

Ciertamente, no habla con Roger últimamente...

Este Nick...
Al principio de la entrevista hace un chiste, recomendando un instrumento más fácil que una batería, que se pudiera tocar con una sola mano como "una buena guitarra en su caja".
El chiste pasa desapercibido.

¿Podemos podemos seguir considerando la actuación en Live8 como la última de estos músicos bajo el nombre que creó Syd Barrett?

Demasiadas preguntas.

Ojalá estuvieran aquí

sábado, 19 de junio de 2010

THE END: Robert "Smudge" Smith.

En la prehistoria de Syd Barrett con Pink Floyd, hay una miriada de nombres que participaron o fueron testigos de cómo comenzó su carrera.
Smudge fue las dos cosas. Tocó la gitarra rítmica en Those Without junto a Syd, Stephen Pyle y Alan Sizer, allá por principios de los sesenta.
En la foto de arriba, lo vemos tocando la fiesta de la boda de Annie Pyle (hermana de Stephen, el batería)

Smudge nos dejó el pasado dos de junio.
Lo mejor que podemos hacer es recordarle tal y como le veis en la foto de allá arriba, probablemente tocando algún número de Bo Diddley, de los Stones... como tiene que ser.

"Entrevista" con Smudge.