Mostrando entradas con la etiqueta Felix Atagong. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Felix Atagong. Mostrar todas las entradas

miércoles, 27 de diciembre de 2017

The End - Iggy Rose: Esquimales y Unicornios


Tras unos meses enferma, llegó el fin de Iggy en esta dimensión. La icónica chica de Syd Barrett en la época de The Madcap Laughs nos abandona, pero nos deja un montón de anécdotas y mucho cariño y carisma. Lástima que quienes pudieron ayudarla cuando estaba en apuros no lo hicieron. Ya da igual quiénes.

El que escribe este blog con Iggy

Sí que me escribía con ella y la llegué a conocer en persona en Cambridge en 2015, pero quien está más cualificado para hablar de ella es Felix Atagong. Cierto es que Mark Blake la rescató del olvido, pero Felix hizo posible sacarla a la luz. Por eso es que le dejamos que hoy, día de su cremación, hacemos eco de las palabras que Felix, creador del blog The Holy Church of Iggy the Innuit (La Sagrada Iglesia de Iggy la Esquimal) le ha dedicado hace poco.


Iggy Rose: Esquimales y Unicornios

En el Londres de los sesenta te podías encontrar mucha gente rara, pero sólo había una esquimal. El 13 de diciembre de 2017, pocos minutos antes de su septagésimo cumpleaños, Iggy Rose, también conocida com Iggy la Esquimal, murió en paz.


Tierras que se Desmoronan 
Iggy a finales de los cuarenta.
Nació en el Himalaya, el 14 de diciembre de 1947, en un país al que siempre quiso evitar nombrar, que probablemente era parte de la India que pasó a formar parte de Pakistán, tras una separación especialmente cruenta que con un número de víctimas mortales que llegó a cientos de miles. Su padre era un oficial del ejército ingles que se casó con una belleza del lugar. El primer fruto de su matrimonio fue Evelyn, pero por una razón u otra, sería conocida como Iggy. Su madre le dio un nombre indígena tambíen, Laldingliani, que significa regalo de los dioses, en un lenguaje que ella nunca llegó a a hablar.

Iggy creció como una hija normal, aunque tenía un don especial para meterse en problemas, como aquella anécdota familiar en la que Iggy cuidó de un gato hasta que sus padres o sus sirvientes se dieron cuenta de que era un tigre en libertad.
Durante un tiempo, todo fue bien para Iggy y su familia, viviendo una vida de lujo y  segura en una de las colonias británicas al margen de la guerra civil que tenían a su alrededor. Un día, una muchedumbre invadió su casa y la quemaron, y si es exacta la narración de Iggy, escapó de milagro de un linchamiento.


Finales de los cuarenta, principios de los cincuenta
Siguiente parada: Aden, Yemen. Otro Another punto de encuentro de problemas y religiosos y colonials. Esta fue solo una solución temporal, ya que la familia regresó a Inglaterra, donde vivieron cómodamente. Iggy siempre dio pocos detalles sobre sus lazos familiars, pero su riqueza venría de los negocios de los ferrocariles, cuando esto era un gran negocio.
Roma, a finales de los cincuenta, probablemente.
Wild Thing
Iggy llegó a la pubertad huyendo de casa a los catorce años, conociendo chicos, chicas y bebidas y speed. Eran días en los que los adultos se negaban a llevar la vida de sus grises padres, escuchar la aburrida BBC y darle la razón a los que estuvieran a favor de la guerra. Quizá habría algún otro alboroto en la familia, insinuó alguna vez, aunque otras solo apuntaba a su temperamento para explicar su salida del hogar familiar. Iggy se paseó por la vida bailando. Su belleza y espíritu libre le aseguraba comida y techo. Por medio de DJ pasó del movimiento mod al de los rockers, y de Brighton a Londres, dejó Londres. 

En este punto entran Brian [Jones] y Keith [Richards] y otros, en lo que se podría llamar su carrera de groupie, aunque ella nunca fue una groupie de pura sangre. A diferencia de alguna belleza del flower power, que jamás hicieron fortuna de su cama, Iggy fue discrete, que iban de los Beatles a los Yardbirds. Cuenta una historia en la que estaba en una fiesta de los Rolling Stones y se fue a “casa” por la tarde, durmió en las escaleras de un portal, para volver al día siguiente como si nada. Probablemente para ella era así. Nunca fue una cazadora de trofeos ni fortunas. 

Jenny Spires
Iggy y  Jenny Spires se conocieron en Biba y fueron a una fiesta post-concierto de Dusty Springfield. Jenny le devolvió el favor llevándola a conocer a Syd Barrett, que había dejado Pink Floyd, un grupo que no le hacía especial gracia a Iggy, que era más de los sonidos de la Motown. Se quedó allí en Wetherby Mansions durante dos semanas, y visitó a Barrett durante varios meses hasta que un día Duggie Fields abrió la puerta y le dijo que Syd ya no vivía allí. La leyenda de que Iggy desapareció de repente no es cierto; ella dejó de ser rastreable al radar de Pink Floyd. En aquellos días bastaba con mudarse un par de bloques para freuentar otro círculo de cultura underground igualmente alternativo. Hubo pintores, músicos, actores, directores de cine…


En el rodaje de una película, 1974
Color de Rosa
En libros ilustrados de cafeteria, normalmente escritos por hombres, leemos lo bella y despreocupada que era la vida del underground psicodélico de Inlgaterra. No lo fue para los que no hicieron caja de ella. El Verano del Amor tampoco fue muy favorable a para las mujeres en particular. A Iggy le ocurrieron cosas desagradables. Por fortuna, muchas buenas también.

A mitad de los setenta la broma de la psicodelia se acabó y entonces Iggy tuvo que buscar un trabajo. Lo encontró en una finca de caballos durante un tiempo, donde conoció a su marido. Se casaron en 1978 y se trasladaron a un pueblo pequeño, del distrito de Horsham, West Sussex, donde trabajó en un supermercado. Incluso allí, de ella se crearon leyendas, como aquella en que se contaba en un gupo de Facebook (ya desaparecido), en la que la gente recordaba como tiraba los productos de alimentación a la cara de los clients que le faltaban el respeto. La dirección tuvo que prescindir de ella antes de que hiriera a alguien.

El festival en Cambridge de City Wakes (en 2008) hizo que se volviera a hablar de Iggy la Esquimal, pero la vída pública de Iggy comenzó cuando Mark Blake, autor de Pigs Might Fly, escribió acerca de ella en un especial de la revista Mojo de 2010. Un lector la conocía, y su vida tranquila se interrumpió de repente. La entrevistaron para Mojo y fue entonces cuando supo que tenía un buen número de fans en Internet. Se suele pensar que se encontró gracias al blog de The Holy Church of Iggy the Inuit, pero en realidad fue Mark Blake. De este modo, Iggy descubrió Facebook e hizo muchos, muchos, muchos amigos. 


Una Rosa es una Rosa
Iggy era Iggy, ni más ni menos. Gritona, desagradable, leal, dulce y con el corazón más grande que jamás hayáis conocido. Hablar con ella al teléfono era sentir en los tímpanos un bombardeo constante de ciento veinte palabras por minute. Sus emociones cambiaban de la alegría a la cólera al llanto desconsolado en menos de un minuto. De estar enfadada, su vocabulario era tan ligero que habría hecho sonrojar a un marinero. Iggy no llevaba una máscara. Iggy fue la persona más auténtica, más directa y brutalmente honesta que jamás he conocido. La última vez que hablé con ella le pregunté: “Iggy, ¿te importa que te llame de vez en cuando?”. “¿Para qué?, contestó, ¿Para ver si me he muerto o qué? Echaré de menos esos comentarios tan suyos.

Face- y otros books


Iggy siempre tenía grandes sueños. Si Kathy Etcham, Jenny Fabian y Uschi Obermaier pudieron escribir libros acerca de estrellas del rock, ella también podría haberlo hecho. Desafortunadamente, el entusiasmo de Iggy por, literalmente, todo lo que ocurría a su alrededor, hizo imposible entrevistarla para este fin. Un día me dijo que su libro necesitaría imagines de unicornios para dar las gracias a todos sus queridos amigos de Facebook por su amor y Amistad. No era broma. Iggy siempre estaba increíblemente contenta con el apoyo de sus amigos de Facebook. Esto era de enorme importancia para ella. Siempre estaba agradecida por ello.

Fue un honor conocerte, chiquilla.

Mis más sinceras condolencias a Andy y su familia. Gracias a todos por apoyarla.

Sueño

Si vas al cielo hay un jardín de arcoiris donde una chica esquimal baila. Hay amables tigres y tiernos unicornios. Los pájaros cantan y hacen círculos sobre ella como en una película de Disney. Brian improvisa al sitar. Syd rasguea unos acordes. Es un sitio lleno de felicidad.






domingo, 18 de diciembre de 2016

Traducción - A Rooftop Song in a Thunderstorm Row Missing The Point

Bernard White, años ochenta.
En Terrapin, el fanzine que encontraréis aquí, salió este poema de, supuestamente, Syd, o así nos lo contaba entonces su redactor y director, Bernard White. En el año 2011, con Bernard ya fallecido, el texto tal y como veréis abajo, salió a subasta, y se anunció que era del puño y letra de Syd, e incluso que algún miembro de la familia Barrett daba fe de ello. Menos mal que estaba por ahí Felix Atagong para aclarar las verdades, tras una sencilla investigación. Su premisa era fácil; ¿si tuvierais un fanzine de Syd y un poema suyo escrito, lo publicaríais como está o lo reescribiríais? Eso por no mencionar un examen caligráfico de una simpleza absoluta. Todo aquello, te lo contamos aquí. Un final trágico; el "ganador" de la subasta se gastó 2459,85€ en un poema de dudosísima autoría, y encima, del puño y letra de su supuestísimo autor.

Aclarado el desaguisado, y para olvidarnos del tema, ahí va la traducción de "A Rooftop Song in a Thunderstorm Row Missing The Point". Bernard, un pillo, contribuyó mucho al mundo del material inédito de Syd, así que no se lo tendríamos en cuenta. Tampoco le tendremos en cuenta la película Remember a Day.


UNA CANCIÓN DE AZOTEA EN UNA HILERA DE TOMENTAS QUE NO LO ENTIENDE

C
on amarilla, roja, y espaciosa comida, y tembloroso
acurrucado sobre un cojín dorado,
SE DESNUDÓ para desaparecer
entre una infinidad de placer
y sonrió para liberar a mi ego que corría diciendo
“¿Soy yo el guardián de mi hermano?”
sus manos mansas en guantes del Diablo,
planeando que corra sangre.

La profecía, recrear la verdad
en visiones de un estado de ánimo de la estación del año,       en realidad,
la única visión que tuvo
se oculta en la puerta del
cuarto de baño, y escupida sobre el tapete.
como que lo alto es alto, y lo bajo, bajo
y se acabó.

A ROOFTOP SONG IN A THUNDERSTORM ROW MISSING THE POINT

With yellow, red and roomy food, and quivered
crouching on a golden cushion,
UNDRESSED HIMSELF to disappear
through an infinity of pleasure
and smiled to free the running me with
'Am I my brother's keeper?'
His meek hands on devils gloves,
shaping running blood.

The prophecy, to recreate the truth
in visions of a seasonal mood,       in truth,
the only sight he saw lay hidden in the
bathroom door, and spat on the rug.
as high is high, so low is low
and that's the end of it.


Para más curiosidad, este intrigante vídeo...

 


Ya que ponemos en duda la autoría de este poema, ¿ponemos en duda entonces la entrevista con Kevin Ayers aparecida en Terrapin?

miércoles, 4 de junio de 2014

Curiosidades - Syd Barrett en Oaxaca, México


Ocurrió o está ocurriendo en México, y el amigo Édouard Capelo lo puso el el muro de Facebook de Solo En Las Nubes: Un señor hablando a unos chicos en el suelo, y ellos queriendo intervenir. En la pared, Syd Barrett. Durante una semana nos preguntábamos qué estaba pasando, y nos lo seguiremos preguntando, hasta que en el Colegio de Primaria y Secundaria Pedro de Córdova S.C.en Oaxaca, México nos contesten. Al menos, gracias al sydfloydólogo Peter Félix, ahora sabemos que en el texto en la pared pone "El Primer Viaje de Syd Barrett" y que su autor es el mexicano Patrick Peterson (1970). ¿Será este señor de la foto Patrick? ¿Será el colegio o sólo los alumnos de ese colegio? El caso es que la pintura, "basada en el primer viaje psicodélico" de Syd se exhibió en el Museo de Pintores de Oxaca desde marzo a mayo de este 2014.



Por otro lado, descartamos que, como pone en la siguiente noticia, se trate de un tal Zick Barret, primer vocalista de Ping Floyd. Si como dice esta noticia, van a proyectar Syd Barret's First Trip (filmado en 1966, publicado en 2000), el asunto no es de muy buen gusto del todo, con Syd filmado en Super 8 habiendo tomando setas alucinógenas.


¡Ah! ¿Y de dónde sacó Mr. Peterson la imagen de Syd? De la última sesión de fotos de Mick Rock. Aquí le ven con la esposa del señor Rock




¡Más etcéteras, pronto!


viernes, 7 de junio de 2013

Curiosidades - Syd Barrett En Galicia (3/4)

LAS ENTREVISTAS

El artículo de La Naval incluye una segunda sección con una serie de entrevistas muy dignas de comentar para llegar a constatar la veracidad de los hechos relatados en la primera sección. Haciendo click aquí, verás el artículo original de 1986 con las dos secciones. Felix Atagong, analizó cada una de estas entrevistas, y sus conclusiones aparecen con el texto en rojo.

OSEIRA. 1985
 “Creímos que no sabia hablar nuestro idioma o que era mudo. Venia por aquí casi a diario, de atardecida, y tomaba unos vasos de vino mirando la televisión (...) Sabíamos que paraba en el monasterio y que era inglés, paisano del novelista... A veces salía de paseo cara a Povadura, en la sierra y no hablaba con nadie. Creo que vino la primera vez en el 68 o en el 69 después nos acostumbramos a verlo llegar todos los años, en los primeros días de diciembre. Ahora es más querido, se relaciona más con el pueblo, pero sigue saliendo poco. A mi me regalo un disco para la máquina que aun sigue ahí y seguirá hasta que la venda, porque los mozos ya no se gastan en eso las perras (…) Su mejor amigo aquí es Paco Gasalla, el de la Cámara Agraria, que estuvo de
emigrante allá en Inglaterra y habla el inglés.” 
Arcadio Mourín
Comentario: No se ha podido localizar ni el bar El "Sabadelle" 

OSEIRA. 1985
“Conocí personalmente a Syd en una visita al Padre Durán, amigo de mi familia desde hace mucho tiempo. Fue en el monasterio en las navidades de 1975... Barret y el padre hablaban de Graham Greene. (...) Yo pensaba que era pintor porque lo vi subir bastante al monte y llevaba una libreta grande, de esas de pintar, y un estuche con lápices. A principio no hablaba ni una palabra de castellano. Con los monjes conversaba en inglés, sobre todo con el padre Duran, y con otros en francés. (…) Todavía no lo conozco muy bien, ni siquiera supe que es músico hasta que vino por aquí un periodista inglés. 
Nos vemos bastante todas las navidades. El siempre me trae algo de Cambridge. 
Yo aprovecho para practicar inglés, que buen falta me hace. Y él me pregunta cosas del pueblo, cosas sobre la vida de la gente. (...) Es muy tímido, muy artista.”
Francisco Gasalla.

Comentario: Imposible de localizar.

OSEIRA. 1985

“El señor Barret, al que conozco desde hace bastantes años, me ha rogado que sea discreto y que no acceda a ningún tipo de contacto con la prensa. Un semanario británico publicó hace años un reportaje sensacionalista lleno de exageraciones y no nos gustaría que ocurriese nuevamente algo similar.”

Leopoldo Durán, monje de Oseira. Amigo personal de Syd Barret y Graham Greene.


Comentario: No hay señales de Syd en la vida y obra de Leopoldo Durán.
 
OSEIRA. 1985
“En una ocasión fuimos a Carballiño. Invité especialmente a Syd porque en el Festival de Cine que hacen todos los años ponían una película con música de Pink Floyd. Se titulaba “El Valle”, estaba hecha por alemanes. Una película de aventuras en África. Syd no la había visto nunca antes y estuvo muy quieto, mascando “Sugus”, un vivió que no abandona. Se lleva varios paquetes todos los años a Inglaterra. “Son para mis amigos hippies”, me dijo una vez. Le pregunté si le había gustado la película y me contestó que “sólo la música”. (...) A veces le ofrecí subir a mi casa a que tocase la guitarra o el “Casio” que le regalaron a mi hija los abuelos por su santo, pero él siempre
decía que no. Decía que ya había hecho “too much music”, “demasiada música”.
Francisco Gasalla

Comentario: No se ha podido localizar ni el bar El "Sabadelle".

 

SAN FRANCISCO (EE. UU.). 1983
“Mi primer trabajo como productor de discos fue en 1967, en Londres, ciudad que vivía una etapa de verdadero frenesí musical. Hice varios “singles” con Pink Floyd, un grupo de Cambridge que tenía muy poco que ver en aquel entonces con lo que son hoy. Estaban locos, realmente locos; tomaban todo tipo de drogas continuamente, pero eran realmente creativos, sobre todo Syd Barret, su cantante, guitarrista y principal compositor. (...) Le perdí la pista hace tiempo, aunque Barret me escribió en una ocasión para pedirme una copia de “See Emily Play”. Se la envié a Cambridge y no supe nada más de él. En la carta me decía que deseaba regalarle el disco a un buen amigo.” Joe Boyd, productor discográfico y realizador de cine en una entrevista publicada por la revista “Cult”

Comentario: Joe fue uno de los fundadores del UFO club, y produjo  "Arnold Layne", pero no "See Emily Play". En ninguno de las revistas llamadas Cult, se ha encontrado esta entrevistas.


LONDRES. 1982
“El niño mimado de la psicodelia ha encontrado la paz en brazos del catolicismo contemplativo. En el monasterio de Oseira (Galicia, la zona española geográficamente más cercana del Reino Unido), Syd Barret, fundador de Pink Floyd y “enfant terrible” del “underground” londinense de los años 66-67, descansa se dedica a pasear por el páramo. (…) Rodeado de monjes, Barret se mostré orgulloso, engreído y hasta grosero. (…) “Aún estáis esperando que regrese, buitres carroñeros”, grité semi-histérico. (...) Con razón su madre lo expulsa anualmente de su casa de Cambridge. De ese modo la paciente señora se asegura unas navidades placenteras.”
Reportaje firmado por Kurt Digger en el semanario musical “Sounds” bajo el titular “Barret: Mad as Always” (“Barret: Tan loco como siempre”)

Comentario: Cierto que había una revista llamada "Sounds" en la época, pero ninguna con esta entrevista.


LONDRES. 1969
“A finales del año pasado recibí una tarjeta posta de Syd. Una vista turística de un monasterio español llamado Ossarium (sic). Sélo eran dos estrofas de “See Emily Play” “No hay otro día. Vamos a probar de otra forma “Perderéis la mente y jugareis a los libres juegos de mayo.” Desde entonces no he sabido nada mas.” Jo Cannon, responsable del “Light Show” de los primeros conciertos de Pink Floyd, en una entrevista publicada en la revista “Oz”


Comentario: Jo Gannon fue técnico de luminotecnia del espectáculo de Pinkf Floyd en la época, y dejó el grupo poco antes de que éste se convitiera en un éxito internacional. A finales de 1968 Syd no estaba en Oseira, sino en Londres, en Wetherby Mansions, con Duggie Fields. Jenny Spires visitó a Syd a final de 1968.

LONDRES. 1968
“El Aprendiz de Brujo no ha podido con el “speed”. Syd Barret, primer cantante de Pink Floyd, vive desde hace dos meses perdido en la vida monacal en un pequeño lugar al noroeste de España. La madre de Barret confirmó hace pocos días que su hijo se encuentra “de viaje”, pero negó que ello tuviera con posibles problemas físicos o mentales. “Esta haciendo turismo, simplemente”, comentó la señora Barret, propietaria de una tienda de loza en Cambridge. (…)
Tras su definitiva separación de Pink Floyd, en enero pasado Barret viajó por diversos países del continente para establecerse finalmente en un monasterio de Galicia, en el noroeste de España. Este extremo fue revelado por el experto en luminotecnia y amigo personal del cantante, Jo Cannon.”
Suelto sin firma insertado en la revista “Internacional Times” órgano del “Underground británico”


Comentario: La madre de Syd no tenía ninguna tienda, y esta esntrevista no se encuentra en "International Times".


MENORCA. 1975
“Supe que Syd Barret atravesaba una época mala y lo invité a pasar una temporada en mi casa, aquí en Menorca. Me pregunto donde estaba ese sitio y le respondí que en España, al lado de Ibiza. “De ese país solo me interesaba un lugar”, me respondió. Nunca supe de donde hablaba. (...) Hace pocos meses me envió una cinta, grabada con música tradicional de alguna región española. Eran gaitas parecidas a las escocesas pero tenían más sentimiento. Algo realmente espiritual.”
Robert Wyatt, músico británico asiduo de las Baleares, en una entrevista realizada por Claudi Montaña y publicada en la revista “Vibraciones”.


Comentario: No hemos podido consultar dicha revista.

LONDRES. 1985
“Supe en Oseira que Syd Barret era asiduo del monasterio y le escribí a Cambridge ofreciéndole que compusiera la música de “Monseñor Quijote”. Graham Greene y los productores estaban de acuerdo. Sin embargo, Barret declinó la oferta en una carta muy amable. Me deseaba suerte y éxito para la serie, confesaba ser un admirador de Greene y un “acérrimo defensor de la pureza de Oseira.”
Rodney Bennet, director de “Monseñor Quijote”, producción de “Thames Televisión” filmada en parte en Oseira y basada en la novela del mismo título escrita por Graham Greene. Publicado
por la revista “Film Maker”


Comentario: En esta época no había niguna revista con este nombre, que sepamos. Ninguna biografía de Bennett menciona a Syd ni a ninguna posible colaboración.


CONCLUSIONES
Está claro que el artículo es lo que se ha venido a llamar últimamente fan-fiction, más que hoax, pero sin llegar en absoluto a la amplitud que suelen tener estos textos, y viene de la mano de alguien que sabe escribir. Estos relatos, como decimos, suelen ser interminables y aburridísimos. El autor de este texto, José Ángel González, supo coger una serie de datos y fuentes, algunas reales, algunas ficticias, y jugar con cierta ironía de fondo. Un genial artículo periodístico en toda regla.

Así que Syd, no visitó el monasterio de Oseira desde el año 1968.
Sin embargo, algo sí que hemos ganado; la investigación no sólo nos llevó a este brillante artículo, sino también a conocer a su autor, del que pudimos conseguir no sólo una entrevista, sino a conocer su creación literaria y fotográfica, que son algo más que dignas de mención. 

Todo acerca del autor de 
(y del álbum perdido de Syd, Spanishgrass)