martes, 17 de abril de 2018

The Saucerful of Secrets, la Vuelta de Nick Mason


El coleccionista de coches y corredor Nick Mason, anteriormente batería de Pink Floyd, vuelve de manera satisfacoria para los fans de Syd Barrett, y de sorpresa. Un ratito han durado a la venta las entradas en la página web oficial de los cuatro conciertos londinenses que Mason celebrará el 20 de mayo en Dingwalls, Camden, y los tres de Half Moon en Putney el 21, 23 y 24 de mayo. No ha habido aviso previo. Sólo aquí en Solo en las Nubes, hace semanas tuvimos una premonición al ver estos dos memes, que representaban de alguna manera, la historia de Pink Floyd.


Desde Solo en las Nubes, no nos quedó más remedio que añadir otro episodio, azuzado por algún lector:


Pues bien, la mirada de Mason se centrará en temas que abarcan hasta The Dark Side of the Moon, exclusive, todo lo contrario, prácticamente, a lo que sus colegas de banda (Roger Waters y David Gilmour) hacen. Mason y su banda se centraran en temas que van desde 1967 a 1972.


Bajo el nombre de Nick Mason's Saucerful of Secrets, se esconderán el que fuera líder de los Blockheads, el guitarrista Lee Harris, de quien se dice que partió la idea hace dos años. Un viejo conocido de Pink Floyd, el bajista Guy Pratt, también formará parte de la banda. Gary Kemp, de Spandau Ballet (y actor en pelis como El Guardaespaldas o Killing Zoe), estará dando lo mejor de sí a la guitarra. Remata el conjunto el experimentado Dom Beken a los teclados, con un enorme historial de música como productor, arreglista y compositor en mil lides; álbumes, videojuegos, anuncios, televisión...

Sólo queda apuntar que Nick Mason es el único miembro de Pink Floyd que nunca salió del conjunto; Syd tuvo que desaparecer, Gilmour no estaba al principio, Richard Wright fue "despedido" (aunque presente) y Roger Waters se bajó del tren al final de los ochenta.

En los escenarios vimos a Mason en el Live 8 en 2005, que ha significado ha día de hoy la despedida de Pink Floyd, una vez desaparecido Richard Wright. Luego lo vimos junto a Roger Waters y Gilmour, por separado claro, en directo con algún tema, y en 2012 en la clausura de los Juegos Olímpicos, también el Londres, junto a Ed Sheeran cargándose "Wish You Were Here":


Pues con curiosodad y alegría, esperamos que este supergrupo sea un supergrupazo, que Mason esté a toda máquina con el material de Syd (como en el siguiente vídeo), y que se añadan fechas.


Acerca del anterior vídeo, ya te hablamos alguna vez...
Más noticias, pronto.
 

domingo, 7 de enero de 2018

Syd Barrett Homenaje Argentino


Gracias a Cristián Amador por este chivatazo. En su Facebook nos ha contado que...

Ayer en el cumpleaños del querido Syd Barrett, se edito el disco doble "Homenaje Argentino a Syd Barrett", con varias bandas de la escena local como Mansion Manija, Entidad Animada, Olfa Meocorde, Los Acidos, Pablo Krantz, The Rayos, Evil Canibal entre otros...yo todavia no lo escuche, pero la idea de que haya un tributo a este semidiós por estos lares se merece escuchar.

¡Así que a por él con un solo clic!


Contadnos si os apetece lo que opiáis de esta colección en el grupo de Facebook de Solo en las Nubes!

Nos seguimos viendo en 2018


miércoles, 27 de diciembre de 2017

The End - Iggy Rose: Esquimales y Unicornios


Tras unos meses enferma, llegó el fin de Iggy en esta dimensión. La icónica chica de Syd Barrett en la época de The Madcap Laughs nos abandona, pero nos deja un montón de anécdotas y mucho cariño y carisma. Lástima que quienes pudieron ayudarla cuando estaba en apuros no lo hicieron. Ya da igual quiénes.

El que escribe este blog con Iggy

Sí que me escribía con ella y la llegué a conocer en persona en Cambridge en 2015, pero quien está más cualificado para hablar de ella es Felix Atagong. Cierto es que Mark Blake la rescató del olvido, pero Felix hizo posible sacarla a la luz. Por eso es que le dejamos que hoy, día de su cremación, hacemos eco de las palabras que Felix, creador del blog The Holy Church of Iggy the Innuit (La Sagrada Iglesia de Iggy la Esquimal) le ha dedicado hace poco.


Iggy Rose: Esquimales y Unicornios

En el Londres de los sesenta te podías encontrar mucha gente rara, pero sólo había una esquimal. El 13 de diciembre de 2017, pocos minutos antes de su septagésimo cumpleaños, Iggy Rose, también conocida com Iggy la Esquimal, murió en paz.


Tierras que se Desmoronan 
Iggy a finales de los cuarenta.
Nació en el Himalaya, el 14 de diciembre de 1947, en un país al que siempre quiso evitar nombrar, que probablemente era parte de la India que pasó a formar parte de Pakistán, tras una separación especialmente cruenta que con un número de víctimas mortales que llegó a cientos de miles. Su padre era un oficial del ejército ingles que se casó con una belleza del lugar. El primer fruto de su matrimonio fue Evelyn, pero por una razón u otra, sería conocida como Iggy. Su madre le dio un nombre indígena tambíen, Laldingliani, que significa regalo de los dioses, en un lenguaje que ella nunca llegó a a hablar.

Iggy creció como una hija normal, aunque tenía un don especial para meterse en problemas, como aquella anécdota familiar en la que Iggy cuidó de un gato hasta que sus padres o sus sirvientes se dieron cuenta de que era un tigre en libertad.
Durante un tiempo, todo fue bien para Iggy y su familia, viviendo una vida de lujo y  segura en una de las colonias británicas al margen de la guerra civil que tenían a su alrededor. Un día, una muchedumbre invadió su casa y la quemaron, y si es exacta la narración de Iggy, escapó de milagro de un linchamiento.


Finales de los cuarenta, principios de los cincuenta
Siguiente parada: Aden, Yemen. Otro Another punto de encuentro de problemas y religiosos y colonials. Esta fue solo una solución temporal, ya que la familia regresó a Inglaterra, donde vivieron cómodamente. Iggy siempre dio pocos detalles sobre sus lazos familiars, pero su riqueza venría de los negocios de los ferrocariles, cuando esto era un gran negocio.
Roma, a finales de los cincuenta, probablemente.
Wild Thing
Iggy llegó a la pubertad huyendo de casa a los catorce años, conociendo chicos, chicas y bebidas y speed. Eran días en los que los adultos se negaban a llevar la vida de sus grises padres, escuchar la aburrida BBC y darle la razón a los que estuvieran a favor de la guerra. Quizá habría algún otro alboroto en la familia, insinuó alguna vez, aunque otras solo apuntaba a su temperamento para explicar su salida del hogar familiar. Iggy se paseó por la vida bailando. Su belleza y espíritu libre le aseguraba comida y techo. Por medio de DJ pasó del movimiento mod al de los rockers, y de Brighton a Londres, dejó Londres. 

En este punto entran Brian [Jones] y Keith [Richards] y otros, en lo que se podría llamar su carrera de groupie, aunque ella nunca fue una groupie de pura sangre. A diferencia de alguna belleza del flower power, que jamás hicieron fortuna de su cama, Iggy fue discrete, que iban de los Beatles a los Yardbirds. Cuenta una historia en la que estaba en una fiesta de los Rolling Stones y se fue a “casa” por la tarde, durmió en las escaleras de un portal, para volver al día siguiente como si nada. Probablemente para ella era así. Nunca fue una cazadora de trofeos ni fortunas. 

Jenny Spires
Iggy y  Jenny Spires se conocieron en Biba y fueron a una fiesta post-concierto de Dusty Springfield. Jenny le devolvió el favor llevándola a conocer a Syd Barrett, que había dejado Pink Floyd, un grupo que no le hacía especial gracia a Iggy, que era más de los sonidos de la Motown. Se quedó allí en Wetherby Mansions durante dos semanas, y visitó a Barrett durante varios meses hasta que un día Duggie Fields abrió la puerta y le dijo que Syd ya no vivía allí. La leyenda de que Iggy desapareció de repente no es cierto; ella dejó de ser rastreable al radar de Pink Floyd. En aquellos días bastaba con mudarse un par de bloques para freuentar otro círculo de cultura underground igualmente alternativo. Hubo pintores, músicos, actores, directores de cine…


En el rodaje de una película, 1974
Color de Rosa
En libros ilustrados de cafeteria, normalmente escritos por hombres, leemos lo bella y despreocupada que era la vida del underground psicodélico de Inlgaterra. No lo fue para los que no hicieron caja de ella. El Verano del Amor tampoco fue muy favorable a para las mujeres en particular. A Iggy le ocurrieron cosas desagradables. Por fortuna, muchas buenas también.

A mitad de los setenta la broma de la psicodelia se acabó y entonces Iggy tuvo que buscar un trabajo. Lo encontró en una finca de caballos durante un tiempo, donde conoció a su marido. Se casaron en 1978 y se trasladaron a un pueblo pequeño, del distrito de Horsham, West Sussex, donde trabajó en un supermercado. Incluso allí, de ella se crearon leyendas, como aquella en que se contaba en un gupo de Facebook (ya desaparecido), en la que la gente recordaba como tiraba los productos de alimentación a la cara de los clients que le faltaban el respeto. La dirección tuvo que prescindir de ella antes de que hiriera a alguien.

El festival en Cambridge de City Wakes (en 2008) hizo que se volviera a hablar de Iggy la Esquimal, pero la vída pública de Iggy comenzó cuando Mark Blake, autor de Pigs Might Fly, escribió acerca de ella en un especial de la revista Mojo de 2010. Un lector la conocía, y su vida tranquila se interrumpió de repente. La entrevistaron para Mojo y fue entonces cuando supo que tenía un buen número de fans en Internet. Se suele pensar que se encontró gracias al blog de The Holy Church of Iggy the Inuit, pero en realidad fue Mark Blake. De este modo, Iggy descubrió Facebook e hizo muchos, muchos, muchos amigos. 


Una Rosa es una Rosa
Iggy era Iggy, ni más ni menos. Gritona, desagradable, leal, dulce y con el corazón más grande que jamás hayáis conocido. Hablar con ella al teléfono era sentir en los tímpanos un bombardeo constante de ciento veinte palabras por minute. Sus emociones cambiaban de la alegría a la cólera al llanto desconsolado en menos de un minuto. De estar enfadada, su vocabulario era tan ligero que habría hecho sonrojar a un marinero. Iggy no llevaba una máscara. Iggy fue la persona más auténtica, más directa y brutalmente honesta que jamás he conocido. La última vez que hablé con ella le pregunté: “Iggy, ¿te importa que te llame de vez en cuando?”. “¿Para qué?, contestó, ¿Para ver si me he muerto o qué? Echaré de menos esos comentarios tan suyos.

Face- y otros books


Iggy siempre tenía grandes sueños. Si Kathy Etcham, Jenny Fabian y Uschi Obermaier pudieron escribir libros acerca de estrellas del rock, ella también podría haberlo hecho. Desafortunadamente, el entusiasmo de Iggy por, literalmente, todo lo que ocurría a su alrededor, hizo imposible entrevistarla para este fin. Un día me dijo que su libro necesitaría imagines de unicornios para dar las gracias a todos sus queridos amigos de Facebook por su amor y Amistad. No era broma. Iggy siempre estaba increíblemente contenta con el apoyo de sus amigos de Facebook. Esto era de enorme importancia para ella. Siempre estaba agradecida por ello.

Fue un honor conocerte, chiquilla.

Mis más sinceras condolencias a Andy y su familia. Gracias a todos por apoyarla.

Sueño

Si vas al cielo hay un jardín de arcoiris donde una chica esquimal baila. Hay amables tigres y tiernos unicornios. Los pájaros cantan y hacen círculos sobre ella como en una película de Disney. Brian improvisa al sitar. Syd rasguea unos acordes. Es un sitio lleno de felicidad.